Salud para el inmigrante

El estatus migratorio en Chile es irrelevante cuando se necesita atención médica. Por ley,  toda persona que necesite asistencia de salud puede obtenerla. El sistema funciona con dos redes. El Fondo Nacional de Salud (Fonasa) de carácter público es uno y las Instituciones de Salud Previsional (Isapres) de perfil privado.

Dos tipos de usuarios tienen acceso a ellas. Cuando la condición es de turistas se puede acudir a  cualquier institución con el pasaporte pero lo ideal es contratar un seguro internacional de viajes con una cobertura de 90 días para garantizar los tres primeros meses de la estadía.

El escenario cambio cuando la condición es de turistas con visa en trámite, residentes con visa temporaria o residentes con permanencia definitiva.  En este caso, el migrante decidirá a cuál sistema ingresará porque su posición laboral ya es estable y le demandará cotizar.

Para ingresar al sistema de salud público deberá destinar 7% del sueldo imponible mensual y para el sistema de salud privado, ese 7% se convierte en “el aporte mínimo”, y según el plan que se elija se calculará el monto que debes destinar mensualmente para este fin.

Si el trabajador opta por una entidad privada, ésta se encargará de financiar las atenciones y beneficios de salud sujetas al plan que se haya contratado.  Es viable cuando se cuenta con un trabajo estable y renta que permite vivir bien y tener una calidad de vida óptima.

Todas estas instituciones tienen un catálogo de “planes” que varía según el sexo, la edad, el ingreso, las cargas, la clínica seleccionada, la especialidad escogida. Su costo dependerá del porcentaje de cobertura al momento de pagar por la atención en el centro de salud.

Pero María José Hadad, kinesióloga terapeuta de Arteria, advierte que “es costoso estar en un sistema privado de salud”.

A su juicio,  la mejor estrategia para ingresar a la cobertura de salud es comenzar por Fonasa. Explica que “ de alguna forma hay que empezar desde abajo y Fonasa puede cubrir  hasta más de la mitad de los gastos médicos sin estar pagando altas cotizaciones y con el derecho al plan Auge también, que es un plan que da el gobierno que cubre ciertas enfermedades y afecciones se complementa”.

FONASA

Para estar en Fonasa se debe estimar el nivel de renta, perfil socioeconómico, cuántas cargas se tienen (hijos, cónyuge,padres) situación laboral y status en general dentro del país. Los planes se clasifican de la A a la D, siendo Fonasa A una opción para un extranjero que no tiene algún contrato de trabajo o que no cotiza.

Fonasa A está dirigido a la persona “carente de recursos” o a quienes no tiene cómo demostrar algún ingreso o renta.

Para incorporarse de debe completar un formulario que entregan en el consultorio más cercano a la residente del solicitante.

 

Fonasa A se le ofrece a todos los extranjeros que no cuentan con RUT y que usan su número de pasaporte. El resto de los planes van acorde a la renta que se gana y la cobertura que se puede tener.

Isapres

Sus costos varían. Algunas de las Isapres más conocidas son Banmédica, Cruz Blanca, Consalud y Colmena. Estas ofrecen  atención a través de ejecutivos como las aseguradoras que  se conocen en Venezuela.

Mujeres indispensable

Para las mujeres no estar en un sistema de cobertura de salud es muy riesgoso, en especial, cuando se está en edad fértil. Con frecuencia sus costos son más elevados.

De interés

Por obligación legal, el 7% del sueldo imponible irá a FONASA si el trabajador no comunica al empleador de su interés en una Isapre. En ese caso, y dependiendo del plan que se haya escogido, ese porcentaje irá a al Isapre en vez de a FONASA.

Si hiciera falta una diferencia para completar el monto del plan se genera un descuento del sueldo que también va a la Isapre.

Con trabajo

Si un trabajador gana un millón de pesos imponibles mensuales, 70 mil pesos corresponderán a la Isapre por ley, pero si el plan seleccionado costara 90 mil  pesos, aquellos 20 mil pesos de diferencias se descontarían del sueldo líquido.

Sin trabajo

Se puede cotizar voluntariamente en FONASA o en alguna Isapre de elección personal. Para esto, se debe declarar un ingreso mensual que ascienda al monto en que está el sueldo mínimo o superior y, con base en ese número, aportar el 7% si es FONASA o el monto del plan si es una Isapre. También se puede optar por el FONASA A.

Seguros complementarios

Hay seguros complementarios que, mediante un aporte mensual, se encargan de cubrir el porcentaje de los servicios que la Isapre no cubre. También funciona según planes.

Jorgue Leon

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES