Nutrición y Sexualidad: Alimentos Afrodisiacos

Todos los alimentos “afrodisiacos” son llamados de esa manera porque antiguas civilizaciones indígenas experimentaron y descubrieron que potenciaban la fertilidad y fecundidad en su pueblo.

Resultado de imagen para maca y jengibre

Por ejemplo, los incas que consumían maca, una raíz familiar de la cúrcuma y el jengibre, lograban una progenie numerosa; los caribes que consumían ostras y mariscos, tenían fama de ser fuertes progenitores dentro de la tribu; los mayas que consumían cacao puro, tenían embarazos exitosos y muy seguidos.

Entonces, a través del tiempo, el hombre moderno ha tergiversado la SEXUALIDAD con la FERTILIDAD, que no es lo mismo ni se escribe igual, pues una es el medio y la otra es el fin.

Lo cierto es que todos estos famosos alimentos sí sirven para mejorar la fertilidad y reproducción humana, al ser alimentos ricos en magnesio, zinc, selenio y otros minerales que promueven y potencian la vida espermática y la ovulación femenina, pero no así para estimular el deseo sexual.

De igual forma, existen alimentos que, a parte de mejorar la fertilidad -tal como nuestros ancestros lo hacían-, también mejoran la fisiología o funcionamiento de nuestros aparatos reproductivos; de hecho, algunas investigaciones vinculan la disfunción eréctil con riesgos cardiovasculares y la baja libido femenina con un ambiente hormonal desordenado, ambos asociados con hábitos de alimentación inadecuados.

Resultado de imagen para frutas y vino

En el caso masculino, aunque intervienen múltiples factores para la presencia de disfunción eréctil, una dieta rica en antioxidantes está relacionada con su mejoría, pues al mismo tiempo, se está protegiendo al sistema cardiovascular. De hecho, se relaciona el consumo de antioxidantes naturales (presentes en frutas, verduras y vino) con una reducción del 10 % en el riesgo de sufrir impotencia.

Un estudio realizado por el American Journal of Clinical Nutrition, evaluó los niveles de antioxidantes -incluidos a través de la dieta- en una población masculina de 50.000 individuos para relacionarlos con su funcionamiento sexual. De todos los tipos de flavonoides analizados, los que mayores beneficios aportaron fueron las antocianinas, las flavononas y los flavones, presentes sobre todo en frutillas/fresas, arándanos, manzanas, vino tinto, peras y frutas cítricas, reduciendo en un 14% el riesgo de presentar disfunción eréctil dentro del grupo de hombres con mayor consumo de dichos alimentos.

Por el lado femenino, alteraciones como ovarios poliquísticos, resistencia a la insulina y patologías de la glándula tiroidea se han asociado a la disminución del apetito sexual. Por lo que, al establecer tratamientos basados en cambios de hábitos de alimentación, de manera planificada y personalizada, más el inicio de ejercicio constante y progresivo, el ambiente hormonal mejora y es propicio para restaurar la libido y demás funciones reproductivas.

Finalmente, hay muchas vías y herramientas para mejorar la fertilidad y reproducción en nuestra especie, pero hablando de sexualidad, no hay nada publicado científicamente que indique mayor deseo sexual inmediato al consumo de ciertos nutrientes, pues todo está asociado a que estos alimentos se consumen en ocasiones especiales y en momentos destinados para tal fin.

Cecilia Castro
El Vinotinto Chile

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES