DESCUBRE TU PASIÓN DE VIDA

Elí Bravo

Tanto se ha utilizado la expresión pasión de vida que a veces no queda muy claro de qué estamos hablando. ¿Sabes cuál es la tuya? Para algunas personas esa pasión es tan clara como el cristal. Saben lo que le apasiona y se entregan a ello. Pero para otras es un asunto complejo, a veces confuso, bien sea porque creen no sentir pasión por algo específico, o porque sencillamente creen que el tren de la pasión les pasó de largo y solo queda resignarse a una existencia monótona o poco excitante.

Quizás porque la relacionamos con el romance y la sensualidad, la pasión pareciera ser un arrebato que diluye el aburrimiento y nos pone a volar en una especia de frenesí. Claro que hay algo de esto, a fin de cuentas, la pasión es una emoción intensa que puede hacernos perder la cabeza. Pero cuando hablamos de pasión de vida, en realidad hablamos de otra cosa, de algo más conectado con el entusiasmo y el cultivo de nuestros propósitos más elevados. Todos tenemos la capacidad de cultivar una pasión de vida. El detalle está en identificarla y alinearnos con ella.

Hace poco leí una buena definición sobre la pasión: no se trata solamente sentirte bien, se trata de sentir todo lo que te hace humano. Me gustó porque aterriza la palabra en una experiencia inmediata y que se puede sentir, en lugar de elevarla a un ámbito inalcanzable.

Para descubrir esa pasión de vida hay que ser honestos con nosotros mismos y conocer nuestros valores y lo que realmente nos importa. Recuerda, se trata de activar tu pasión de vida, no la de otra gente. Y es que a veces vivimos para complacer a otras personas o asumimos como nuestros los valores y expectativas que nos inculcaron. Puede que sean buenos, valiosos o sólidos, pero ¿tienen que ver contigo? ¿Sabes qué es lo que realmente te apasiona?

Una buena práctica para responder estas preguntas es tomarse unos minutos en silencio, respirar conscientemente y pensar en alguna actividad u objeto que te ayude a llevar una vida plena. Deja que el ojo de tu mente visualice libremente, permitiéndote sentir en todo el cuerpo esas imágenes. Préstale atención a las historias que aparecen en tu mente y déjalas correr, sin juzgarlas. Siente las emociones que surjan. ¿Puedes ver un camino donde la pasión está presente? Escucha profundamente, y si nada sucede, no te desanimes. Repite la práctica en otro momento. Sigue preguntando y sigue escuchando. Ten paciencia. En este ámbito las respuestas no llegan como si las buscaras en Google. Es una exploración más profunda.

Es común que en esta búsqueda se asomen los obstáculos, pero ¿son reales? Nuestra mente tiende a inflar las adversidades y magnificar los obstáculos para dejarnos paralizados. Posiblemente estos obstáculos no sean reales, y si lo son en alguna medida, seguramente no estarán allí para siempre. Recuerda: tú tienes el poder de adquirir habilidades para superarlos. Así que activa tu capacidad de aprender y crecer. Si no tienes lo que necesitas “ahora” puedes tomar la decisión de salir a buscarlo y tenerlo “después”. Es cuestión de avanzar, porque en el presente construimos nuestro futuro.

Y nunca olvides tus fortalezas y capacidades. Son tuyas y si las ejercitas se harán más fuertes. Serán tus grandes aliadas para hacer realidad esa pasión de vida. Esa que quizás aún no ves, o te da miedo ver, o crees no ver porque es muy distinta a lo que te han dicho que debe ser la vida. ¿Te atreves a explorar honestamente y descubrir lo que realmente llena tu corazón?

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES