Los desafíos de la MUD

Ángel Lugo

Hacer andar esta nueva estructura con una dirección colectiva en vez de una Secretaría Ejecutiva, conectarse con la sociedad civil de manera eficiente (comunicación, cooperación, movilización y propuestas), construir una plataforma política y, por supuesto, la definición y puesta en prácticas de una estrategia y acciones asertivas (resolver al problema  de o alcanzar espacios políticos o la salida de Maduro y del actual gobierno como mecanismos hacia el cambio político y social necesarios en Venezuela) son los grandes desafíos de la MUD.

“Terminó la espera MUD anuncia tres nuevos frentes de lucha y apertura a la sociedad civil:”  “Un politólogo, dos dirigentes sociales, un consultor político y un sociólogo integran la nueva estructura de la MUD”, así lo anunciaba el portal Efecto Cocuyo. Con esta reestructuración la MUD fija nuevos objetivos: fortalecer las organizaciones políticas, la unidad de propósitos, y la relación social de la coalición opositora, dijo Chúo Torrealba, el saliente Secretario Ejecutivo.

Como lo dijimos en otras oportunidades la MUD no ha podido evolucionar de ser una plataforma electoral con éxitos, a una plataforma política. Pero la nueva estructura parece plantear la respuesta en esa dirección. Se crean tres equipos bajo la coordinación de José Luis Cartaya, politólogo, Sub Secretario de Cámara de la AN y con mucho tiempo dentro de la MUD, los equipos de Apoyo político con Ángel Oropeza, sicólogo social al frente,  Apoyo Técnico con Roberto Picón consultor electoral, el Frente de Lucha Social con Alfredo Padilla dirigente social, y Tinedo Guía, presidente del Colegio Nacional de Periodistas.  La MUD estará regida por una dirección política  ampliada a nueve partidos políticos (ahora el  G-9), conformado por Acción Democrática, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia, Avanzada Progresista, Alianza Bravo Pueblo, La Causa R, Vente Venezuela y Movimiento Progresista por Venezuela. La vocería estará a cargo, de forma rotativa, por todos los partidos políticos. La verdadera novedad está en la creación de un Congreso de la Sociedad Democrática, conformado por todos los partidos políticos que están dentro de la MUD y los representantes de las organizaciones civiles.

Por lo pronto, esta restructuración de la Mesa de la Unidad Democrática representa un avance importante. La apertura hacia la  participación de la sociedad más que la ampliación en el sistema de decisión entre los partidos, que pasa del G4 a G9 de acuerdo al peso electoral, a la cantidad de militantes. Ya la MUD había ejercido la toma de decisiones en plenarias y con la definición de un mecanismo de consenso, pero por las disconformidades y la falta de cumplimiento de los acuerdos alcanzados se fueron decantando en la práctica por el consenso entre los cuatro partidos más grandes. Pero supone una gran complejidad. Si bien es cierto que se “abre” a la sociedad, esto dependerá de cómo maneje esa complejidad compuesta por diversas ideologías, visiones y percepciones de partidos y sociedad civil, ya la MUD de por si es compleja por la cantidad de partidos y diversidad ideológica. Unidad de propósito no es igual a unidad de criterios.

Lo cierto, es que esperamos que esta reestructuración oxigene al sector opositor democrático después del fallido proceso de la Mesa de Diálogo que desactivó la movilización y presión popular.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES