¡Venezolanas con guáramos donde se paren!

Eunice Medrano Gamero

Belleza. Empuje. Sacrificio. Lucha. Bondad. Amor. Constancia. Ejemplo. Trabajo. Servicio. Esperanza. Alegría. Sonrisas. Ilusión. Éxito. Fortaleza. Valentía. Familia. Hogar. Unión. Empoderamiento. Mujeres… ¡Guáramos!

Desde 1975 cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) oficializó la fecha que busca “la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos”, según el portal web de la ONU.

En estos tiempos en el que la crisis política, social y económica ha afectado la forma de vivir del venezolano, el papel de la mujer ha tomado mucha más importancia de la que ya tenía, poniéndose a la par del hombre.

De guáramos y valentía

Pensar en la mujer venezolana es tener una semiosis ilimitada de valor, lucha, constancia, ejemplo, éxito, empuje… guáramos, tan simple como eso. “Emigrar no es fácil para nadie, eso no es para todo el mundo y se necesita de guáramos para aguantar estar lejos”, comenta un señor mientras saborea una empanada hecha por manos venezolanas.

Pero todo este sacrificio, y lucha debe tener una recompensa. Es por ello que las venezolanas trabajan por dejar en alto su nacionalidad siendo referente de buen trabajo, profesionalismo y compromiso donde quiera que estén.

“Es un orgullo tremendo representar a tu país a cualquier lugar a donde uno va, las venezolanas somos embajadoras de nuestro país y hay que dejar una huella positiva”, asegura Janine Leal, venezolana y exconductora del programa matinal “Mujeres Primero”.

“La mujer en la sociedad tiene un peso importantísimo. La mujer no solo es el pilar de la familia sino somos madres, trabajamos y somos inmigrantes (…) la mujer inmigrante tiene un peso, una carga y un desgaste más potente porque estar lejos de la familia tiene un costo emocional muy alto. Por eso es que la mujer inmigrante es tremendamente valiente, empoderada, decidida porque es difícil salir de tu país con una familia a cuesta y sacarla adelante sin duda tiene un peso tremendo, por eso son un orgullo”, afirma Leal.

Para el escritor, novelista y ensayista venezolano, Ricardo Gil Otaiza, “la mujer venezolana es gallarda, de mucho temple; su coraje ha sido fuente de inspiración para la literatura, y las páginas de la historia -que a veces son como una novela- así nos lo hacen saber. Cuando en mi ciudad se desarrollan protestas, por el cúmulo que frustraciones que llevamos los ciudadanos sobre los hombros, son las mujeres en su mayoría las que están allí, dando la cara y afrontando los insultos y los gases lacrimógenos ‘de los buenos’”. Gil está convencido de que son las venezolanas “las que se enfrentan, las que reclaman, las que de alguna manera mueven la conciencia de la sociedad en busca de un mejor destino para los suyos”, lo cual considera una forma de ser –porque ellas son así- ¡admirable!

Por su parte, la periodista venezolana residenciada en Valparaíso, Mariesel Dottor, asegura que “las venezolanas estamos acostumbradas a enfrentarnos a un sinfín de desafíos para obtener lo que queremos y por ende no aceptamos un no como respuesta. Si se cierra la puerta, buscamos meternos por una ventana y en eso estamos, luchando con metas y aspiraciones… Perseverancia, eso digo. No se nos derrota tan fácilmente. La mujer venezolana es muy creativa (…), sumado a que somos luchadoras, es la mezcla de éxito.”, añadió Dottor, quien ha dejado su carrera en pausa para dedicarse a la crianza de su hijo.

Peticiones y anhelos

Actualmente son muchas las que alzan su voz exigiéndole a la sociedad un cambio en el que exista igualdad entre hombres y mujeres, permitiéndoles contribuir de forma positiva en la sociedad.

“Los cambios que seguimos esperando las mujeres son la inclusión total en el mercado laboral, alcanzar una igualdad en sueldos (…) y lo más importante es combatir el machismo, erradicar este cáncer de la sociedad, acabar con los feminicidios y la violencia de género. Esta es nuestra área más importante, todos debemos comprometernos”, sentencia Leal ante la solicitud de un trato igualitario hacia la mujer.

Por su parte, Dottor solicita que se deje de ver a la mujer “como el sexo débil, como limitadas por responsabilidades… Tales como embarazo o maternidad”,  asegurando que “la sociedad sigue con una dinámica de antaño que no está acorde con lo que hacemos actualmente y ni cerca de lo que podemos hacer”.

Las mujeres luchan a diario por cambiar los estereotipos que llevan como cruces a cuestas solo por ser consideradas el sexo débil, y “aunque el camino es largo falta menos por recorrer”.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES