Una sonrisa vale más que tu CV

Hans Cristians / @HansCristians

Seamos francos, pueden tener un CV impresionante  y una lista de logros bajo su brazo, pero si en la entrevista  no se abren  a empatizar y a sonreír al entrevistador será difícil llevar cosas más lejos.  Los reclutadores lo que menos tienen y más valoran, es el tiempo.

Foto: Shutterstock

Ahora, estoy seguro de que son un excelente trabajador y persona. Ustedes lo saben, y nuestros amigos incluso también,  pero a menos que seamos  capaces de proyectar ese “interior de ti”, otras personas pueden tener la idea equivocada. En una entrevista, dar respuestas de una palabra es el resultado de la ansiedad, pero no te hace querer a la gente. Tirar a la suerte e inquietarse es un resultado de la presión, pero pone a la gente fuera de comprometerse con usted. Mirar todo serio y no sonreír mucho es fácil de hacer cuando usted está pensando difícilmente sobre cómo contestar, pero la gente imaginará que usted es así todo el tiempo. Hay  que poner el  ser “simpático” en la parte superior de la lista de prioridades antes de ir a la entrevista.

Es importante saber que lo complejo de tu entrevista no tiene que ser tanto si la persona enfrente a ti  compra tu simpatía.  Si le sonríes a ellos, si dices algunas cosas que resuenan con lo que ellos están buscando, si encuentras algunos gustos en común, esto hará que el entrevistador te recuerde con más facilidad en el tiempo que con cualquier otro.

Si un alto directivo o gerente  le pregunta al reclutador una semana después lo que pensaban de ti, su primera respuesta sería: “Me gustó”,  y podrá tener dificultades para recordar los detalles negativos  en primera instancia. Pero si no le agradaste tanto no serían capaces de generalizar de una manera positiva, y definitivamente no se acordará de detalles sobre tus respuestas.  Recordemos que tenemos  este interruptor de encendido / apagado en nuestras cabezas que intenta borrar todas nuestras experiencias menos que agradables.  Y ¿Quién quiere estar pesando en lo más desagradable siempre?

 

Llegar a la cita con el foco  de ser simpático no se trata de ser aparentar o ser “político”. Si la gente siente que estás siendo falso en tu sencillez, será un aspecto aún más negativo. Sé que se ha repetido muchas veces, pero para una entrevista, hay una consideración clave. Para que alguien te guste, tiene que sentir una conexión contigo. Si puedes hacer todo lo posible para hacer esa conexión tan pronto como sea posible en la entrevista y luego construir sobre esa base, tendrás todas las posibilidades de que se vayan pensando en el peor caso: “Bueno, él era un buen tipo”.

¿Qué tal si nos preparamos un poco antes de llegar, leemos sobre la empresa y su cultura e investigamos  sobre el entrevistador para saber los puntos en común? Ese primer momento que se conocen es crucial para establecer la tónica. Una sonrisa cálida, un apretón de manos amistoso pero firme y mirando a los ojos, una sensación de que usted está encantado de estar con ellos son un buen comienzo. Entonces allí, es cuando tienes que darles la facilidad de hacerles saber que ellos están en control de la entrevista.  Escucha más de lo que  hables en los primeros  minutos. Mantén tus primeras respuestas más breves para darles tiempo para dirigir la conversación en la dirección deseada. Asegúrate de mantener consonancia en que tus puntos de vista son fieles a lo que piensas, Si el entrevistador tiene una opinión la cual no estás de acuerdo con ella, sé respetuoso cuando difieras.

Imagínate que son amigos de un amigo que conociste en un ambiente social. ¿Cómo te comportarías con ellos? Compórtate de una manera similar, y  tendrás mayor probabilidad de que tus cualidades  le gusten.

Hans Cristians
Especialista en Selección de personal

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES