El Espinoso Camino de la Validación

Ángel Lugo

“Ballots or bullets” (votos o balas, en español) dicen los politólogos gringos para definir ante una situación política la salida democrática vs una de facto. Los partidos de oposición y varios de la coalición de gobierno tienen solo 14 horas cada uno para recoger el mínimo necesario de adhesiones para validarse como partido nacional, regional o perder su presencia frente al país y al Estado.

Al menos tres partidos importantes (Avanzada Progresista, Voluntad Popular y Primero Justicia) han logrado superar la meta numérica, pero la última palabra la tendrá el CNE. María Corina Machado, cuyo partido Vente Venezuela no fue convocado a validar porque todavía no está registrado como tal en el CNE, ha dicho que si esto es una dictadura entonces por qué validar. Otros, en consideración a las limitaciones impuestas por las condiciones, han decidido no participar. En esta circunstancia están partidos de la oposición y del gobierno, pero aún quedan dos fines de semana donde tocará el turno a otros.

Validar o no validar, he allí el dilema…

La  oposición decidió que la salida sería por vía constitucional, pacífica y democrática. Esto supone entonces que el objetivo estratégico es que la gente ejerza  su derecho al voto, que se realicen elecciones, en consecuencia la validación es un paso con el que se debe cumplir. De acuerdo a la ley, el PSUV y la MUD no necesitan validarse porque han participado en las dos últimas jornadas electorales.

El proceso de renovación de nóminas de los militantes de los partidos inició el pasado 4 de marzo en todo el país para 59 organizaciones: cada una debe obtener por lo menos el apoyo de 0,5% de los electores inscritos en al menos 12 estados. A cada partido se le asignaron dos días para recabar las manifestaciones de voluntad, en horario recortado, limitados puntos de validación, con máquinas y captahuellas manejadas por funcionarios del CNE. Las denuncias de tardanza, lentitud, falta de máquinas y cortes de electricidad no se hacen esperar.

Se le puso freno a la intención de ilegalizar a Voluntad Popular, se lee en el portal del partido. “Yo creo que la gente está resteada, primero con el mensaje de Leopoldo López; segundo, con lo que ha sido la lucha de Voluntad Popular y todos nuestros presos políticos” ha dicho Freddy Guevara, jefe de VP y Vicepresidente de la AN. “Validar por Primero Justicia es derrotar a Nicolás Maduro”, ha dicho el diputado Alfonso Marquina, por ese partido. Por su parte, Henrique Capriles aseveró que “al Consejo Nacional Electoral le salió el tiro por la culata, porque los ciudadanos han demostrado que quieren participar y votar”. Henry Ramos instó al pueblo a movilizarse y apoyar a AD, para seguir buscando una salida democrática del actual sistema gubernamental.

Las injustas condiciones para la validación son el factor determinante para que partidos de oposición y gobierno no asistan al proceso. Uno de los de más antigüedad es el Partido Comunista, otro, más nuevo, es REDES, ambos de la alianza gubernamental. Los partidos miembros de la MUD firmaron un acuerdo en el que se comprometen a defenderse unos a otros: aquellos que no participen, o no alcancen la meta, siguen formando parte de la Mesa y, en caso extremo de quedar uno solo como válido, ese partido entonces se convertirá en el portador de toda la unidad. “Ballots or bullets”, balas o votos, los votos son el instrumento de lucha decidido para resolver el drama que vive Venezuela, eso indica que se debe transitar por el espinoso camino de la validación con éxito.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES