Templo Baha’í recibe siete religiones en Santiago

Gala Gabriela / @galagabriela

Por la década de los años 40 se comienzan a afianzar en Chile varias comunidades que profesan la fe Bahá’í, la cual tiene como creencia que existe un solo Dios, que todas las religiones provienen de un mismo creador y que ha llegado el tiempo para que la humanidad reconozca que todos somos miembros de una misma familia humana. Esta religión promueve los aspectos esenciales para el desarrollo de una civilización global que toma en consideración ambas dimensiones del ser humano, tanto la material como la espiritual.

Es tan exponencial el crecimiento de esta fe en Chile –Existen tres escuelas Bahá’ís, dos de ellas en la zona rural de la 9ª región y otra en la Región Metropolitana– que incluso nace una emisora en la región de la Araucanía, con el propósito de ayudar a preservar y promover la cultura mapuche y la educación en valores. Paralelo a estos proyectos de desarrollo socioeconómico, se crearon programas para la educación espiritual de los niños, el empoderamiento de los prejovenes y la capacitación de adultos para llevar adelante un crecimiento integral y sistemático de sus comunidades. Y en 2001 comienza la construcción del primer templo para Sudamérica en Peñalolén.

Este templo ya abrió sus puertas el pasado 19 de octubre de 2016 a toda la comunidad sin restricción de razas, culturas, clase social o religión. El mismo, tiene una ubicación que permite ver todo Santiago y ofrece un espacio de paz donde poder realizar oraciones o meditaciones para quien desee visitarlo. En sus espacios no hay imágenes religiosas o mención de un Dios en particular, no se hacen ceremonias o rituales para que todos puedan sentirse a gusto.

El lugar es tan hermoso que recibe muchas visitas, si bien no por temas religiosos, sino por curiosidad de conocer la pieza arquitectónica que tiene una forma bastante particular, que fue concebida según un texto de Bahá’u’lláh, Fundador de la Fe Bahá’í, en donde describe lo que sucede cuando permitimos que la luz de lo divino impregne nuestros corazones. Él utiliza la metáfora de una casa que es ocupada por su legítimo dueño. Cuando eso sucede “todos los pilares de la morada brillan con su luz”. Es por eso que el edificio fue construido para que durante el día esté iluminado por la luz natural y por la noche esta emita un resplandor hacia afuera, esto gracias a ser elaborado con planchas hechas de vidrio borosilicatado fundido. Además, el lugar goza de amplios jardines y una piscina ornamental.

En definitiva, este lugar es un gran atractivo de la ciudad que a pesar de su lejanía puede ser visitado sin mayor dificultad tomando la micro 516 o 506.  El horario de visitas es de martes a sábados, de 15:00 a 19:00 horas.  Domingos, de 09:00 a 19:00 horas.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES