Diplomacia de la OEA exhortó al gobierno de Maduro encaminarse en bases democráticas

Al menos 30 cancilleres expresaron preocupación por la crisis política, violación de derechos fundamentales y asesinatos en Venezuela durante protestas opositoras

Mayluth Mujica J.-

@Mmujicaj / mujicamayluth@gmail.com .-  La Organización de Estados Americanos (OEA), inició con retraso reunión para tratar situación política en Venezuela, con el objetivo de alcanzar acuerdos que permitan una solución del conflicto interno de este país, pero este imprevisto no limitó a los cancilleres de al menos 32 naciones para exhortar al respeto democrático que rigen a los estados parte y miembros de este organismo.

Las ministras de Relaciones Exteriores de Argentina, Panamá y Colombia pidieron al Gobierno de Venezuela que cancele la Asamblea Constituyente, libere a los políticos presos, respete la separación de poderes y busque ayuda humanitaria internacional.

Los representantes de Brasil, Chile y Paraguay en la reunión de cancilleres de OEA, exigieron numerosos cambios al Gobierno de Nicolás Maduro y defendieron que el organismo no solo puede sino que debe actuar sobre la crisis venezolana.

El canciller de Brasil, Aloysio Nunes Ferreira Filho, afirmó en su intervención -de seis minutos para cada Estado- que “la solución legítima provendrá de los venezolanos” pero que la región no puede quedarse “de brazos cruzados” porque los principios fundacionales de la OEA son la democracia representativa y los derechos humanos.

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, consideró en la OEA que la situación en Venezuela “afecta a todos” los países del continente y les pidió trabajar para “cambiar las cosas”, mientras que Guatemala destacó la importancia del diálogo para superar la crisis en esa nación.

“Canadá siente una obligación legal, política, y por supuesto moral, de defender al pueblo de Venezuela. Sus voces no deben ser silenciadas mediante la represión”, sostuvo Freeland.

El canciller de México, Luis Videgaray, opinó que el agravamiento de la crisis en Venezuela y las “alteraciones a su orden democrático” merecen que los países de la OEA actúen “con urgencia” mediante “nuevas gestiones diplomáticas” y ofreció a su país para participar en ellas.

Videgaray aseguró que “la comunidad internacional, y en particular la comunidad hemisférica, tiene la responsabilidad de actuar para que las partes puedan acercar posturas y dar seguimiento puntual” a la crisis en el Venezuela, y negó que eso suponga una injerencia en los asuntos internos del país sudamericano.

Por su parte, Thomas Shannon, representante de los Estados Unidos, expresó que “Hay una ruptura en el orden constitucional de Venezuela”, y evocó un llamado al gobierno a respetar la Asamblea Nacional y convocar elecciones regionales en Venezuela. Cuestionó que desde hace meses, observan en el exterior la lucha de los venezolanos por conseguir elementos sustanciales para la supervivencia, tales como alimentos y medicinas.

Desde la OEA, Shannon llamó a la liberación de los presos políticos y a respetar los fundamentos de la carta magna, no solo de Venezuela sino los convenios que suscribe la OEA como organismo internacional.

Sin embargo, el canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni, condenó lo que considera una “intervención” de ciertos actores en la OEA en los asuntos internos de Venezuela, y advirtió que ese país no necesita “protectorados ni tutelajes” y debería estar incluido en cualquier debate sobre su situación.

“Los países de la región no necesitan de protectorados ni tutelajes. Nada de lo que hagamos será útil sin la participación de Venezuela”, dijo Huanacuni durante su discurso en la reunión de cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre la situación social y política en Venezuela.

Lo propio hizo el canciller boliviano, quien condenó a Luis Almagro, “no puede seguir incitando al enfrentamiento y a la violencia” en Venezuela.

El representante alterno de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), Luís Exequiel Alvarado, condenó “enérgicamente” la celebración de la reunión de cancilleres sobre la crisis de Venezuela por considerar que está destinada a “intervenir” en los “asuntos internos” del país.

“Nuestra enérgica condena a esta reunión destinada a intervenir en los asuntos internos de Venezuela sin su consentimiento”, afirmó el diplomático, el primero en tomar la palabra en la plenaria del encuentro, donde cada país puede hablar seis minutos.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES