Venezolanos “Regalando Sonrisas” en Santiago

El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida.

Facundo Cabral

Gala Gabriela / @galagabriela

Si hay algo propio del venezolano, es esa capacidad de hermanarse, amigarse y empatizar con desconocidos. Esa característica nos acompaña a donde quiera que vayamos y es así como se hace evidente la organización “Regalando Sonrisas”.

Regalando Sonrisas, es un grupo de venezolanos que organiza almuerzos una vez al mes para donar a las personas que están en situación de calle en Santiago. Aun no son una fundación registrada y no poseen ayuda económica de ningún organismo público o privado, se trata de la colaboración de ciudadanos de a pie que desean velar por un mundo diferente.

Estos desconocidos se reúnen a ver la factibilidad de crear un menú y recaudar los ingredientes de este plato a través de la ayuda de cada uno de sus miembros. Cada quien apoya con lo que puede, unos dan frutas, otras servilletas, otros la proteína, otros el carbohidrato, otros el jugo. Luego está quien ofrece su casa para cocinar y luego hay otro grupo que se encarga de ir a las calles a repartir.

Una de las políticas para mantener el grupo en total transparencia, es que cada quien entrega lo que desea para colaborar, nadie aporta dinero. Hay un grupo en Whatsapp donde todos hacen propuestas y mantienen la comunicación lo más abierta posible. Por lo que todos saben qué está sobre el tapete.

Son muchas personas en el grupo, pero son pocas en la organización, porque al final es difícil mantener un compromiso a largo plazo y al 100% cuando la cotidianidad nos devora siendo migrantes, pero esto no ha sido impedimento para que el grupo se organice cada mes para el logro de su propósito.

Gracias a Lenis Mavarez, en septiembre de 2016, comenzó esta iniciativa y se repartieron 20 perros calientes (completos) por primera vez en Santiago de Chile, sin embargo, mes a mes el número de platos ha ido aumentando debido a que cada vez se suma más gente a ayudar. Esta idea nació en Venezuela, propiamente en Maracaibo, de manos de Maried Almarza Castillo quien hoy por hoy sigue regalando sonrisas apoyada por un grupo de personas que sigue creyendo y luchando por un país tan convulsionado, lo que deja claro que cuando se quiere se puede.

La experiencia es maravillosa y gratificante, todos los participantes desean aportar y apoyar porque en definitiva dar alimenta muchos más que recibir, sin ánimos de caer en clichés. Por lo que, si usted desea formar parte de esta iniciativa, ingrese en la cuenta de Instagram @regalando_sonrisas_santiago y escriba por mensaje directo para inscribirse en este grupo de ayuda al prójimo en Santiago, y si desea ayudar a la organización en Venezuela, escriba a @regalando_sonrisas_mcbo

Fotos: Gala Gabriela

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES