Dos aspectos clave para afrontar el invierno

Jorge León – venezolanoenchile.com

El 21 de junio de cada año inicia oficialmente el invierno en Chile y para nosotros, que venimos de climas tropicales, se trata de una experiencia nueva que puede ser más complicada de lo que parece, si no se toman ciertas consideraciones.

Las temperaturas se mantienen en el rango de -2 °C a 14 °C. El sol sale aproximadamente a las 08:00 a.m. y se esconde un poco antes de las 06:00 p.m., pero la mayoría del tiempo ni se nota porque lo normal es que esté nublado.

Archivo / Referencial

Hay dos aspectos clave para mitigar el frío: la calefacción y la ropa adecuada

En la época de invierno, las ventanas se mantienen cerradas y la calefacción es necesaria. Hay edificios que tienen sistema de calefacción por losa radiante, es decir, en los pisos de los departamentos pasan tuberías con agua caliente provenientes de la caldera principal; hay otros que tienen radiadores en cada pieza y otros que sencillamente no tienen calefacción, así que en esos casos toca comprar un calefactor eléctrico o un termoventilador.

Existen otros métodos para generar calor como las estufas de parafina y las estufas de leña. Las primeras pueden ser peligrosas si no se saben manipular, ya que usan combustibles para cumplir su objetivo, aparte de ser tóxicos en el largo plazo. Por otra parte, las de leña son cada vez más reguladas por su impacto sobre el medio ambiente.

Para la casa, es importante tener cortinas conocidas como Blackout que impiden el paso del frío por las ventanas y para la cama cobijas de tela polar o de plumas sintéticas. En casos más extremos, se consiguen también los llamados “calientacamas” que van entre el colchón y la funda, se conectan a la red eléctrica e irradian calor, lo que garantiza un ambiente agradable al dormir.

La vestimenta en invierno

Archivo

Hay que entender que los sweaters y “ropa de frío” que conocemos en Venezuela sencillamente no sirven en Chile. Aquí se debe aplicar la teoría de las tres capas:

La primera capa está en contacto directo con la piel y su principal función es alejar el sudor de la misma, evitando la sensación de humedad. Es recomendable usar prendas bien ajustadas al cuerpo y de telas sintéticas como el poliéster.

La segunda capa se usa como un aislamiento térmico al retener el calor corporal. Las prendas pueden ser de fibras sintéticas, naturales o la combinación de ambas. La tela más común en esta capa es la polar.

La tercera capa es la que está en contacto directo con el ambiente, por lo tanto, debe ser resistente y cumplir tres objetivos básicos: protegernos de la humedad exterior, del viento y de nuestro sudor, al permitir evacuarlo con facilidad. En esta categoría entran las chaquetas, “parkas”, cortavientos y gorros.

Por último y no menos importante, la contaminación se potencia durante el invierno precisamente por el uso de combustibles para generar calor. Durante estos tres meses es común ver anuncios de preemergencias y/o emergencias ambientales cuando los niveles de material disperso en el aire sobrepasan los límites establecidos. Durante estas contingencias hay restricciones para quema de leña, tránsito vehicular y fuentes altamente contaminantes en la industria; al mismo tiempo, se aumentan las vías exclusivas para los autobuses del transporte público y se implementan ejes ambientales, entre otras medidas para disminuir los niveles de contaminación.

Para ganarle el pulso al frío hay que invertir en vestimenta y calefacción. Mi recomendación es no escatimar en los costos de una buena chaqueta que, al fin y al cabo, es lo único que nos protege cuando salimos a la calle.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES