¡No es el fin del mundo, es una entrevista!

Hans Cristians / @HansCristians 

Con los años, he dado un montón de consejos a candidatos sobre el tema de los nervios de la entrevista y lo que se necesita recordar para mantener la calma. En este espacio me gustaría compartir algunas de esas ideas y esperanzadamente ayudarle a superar su ansiedad de la entrevista, dándose la mejor ocasión para el éxito.

Practica lo que quieres decir

Los nervios de la entrevista a menudo pueden ser motivados por el hecho de que sabes que tienes 45 minutos (máximo) para venderte como el candidato ideal. Sí, lo sé, no todos tenemos esa Sales Personality y esto puede ser desalentador.

Si te identificas con eso, entonces practica contestar algunas preguntas comunes de la entrevista, tus habilidades y atributos dominantes y por qué piensas que eres el indicado para el cargo.

Pide a alguien que te haga preguntas de práctica, escucha sus respuestas y dale retroalimentación. Esto ayudará a sentirse cómodo al hablar de sí mismo con los demás, haciendo que la perspectiva de hacerlo en la sala de entrevistas parezca mucho menos aterradora.

Sé positivo

El pensamiento negativo puede enviar lo mejor de nosotros a una espiral descendente de ansiedad y -créeme- esta no es la mentalidad correcta antes de una entrevista.

Conversa contigo y recuerda todo lo que has logrado hasta ahora en tu carrera. Trata de visualizar mentalmente los resultados positivos, desde la construcción de una buena relación con el entrevistador hasta la entrega de grandes respuestas que te diferencian. Nunca subestimes el poder del pensamiento positivo, especialmente cuando se trata de tu éxito profesional.

Cambia tu percepción del entrevistador

He visto a candidatos ser intimidados antes de que incluso entren a la sala de entrevista. Esto es porque les representamos a un misterioso personaje, poderoso tomador de decisiones cuya opinión cuenta para ver si continuas o no en el proceso. ¡Olvídate de eso! Somos una persona más. Recuerda, mientras más empatía generes más oportunidades tendrás. No generes barreras.

El poder está en tus manos

En cualquier entrevista de trabajo hay un equilibrio de poder. Obviamente quieres impresionar porque estás muy interesado en la oportunidad, pero este sentimiento es mutuo. El entrevistador necesita atraer a los mejores talentos y preservar la reputación de su organización. Así que impresionarte en la sala de entrevistas es una manera segura de hacerlo. Cuando piensas de esta manera, el entrevistador es menos enigmático y más un ser humano que quiere presentar la empresa y las oportunidades que se ofrecen en la mejor luz posible. No olvides que si te citaron es porque les interesas.

Ver la entrevista como una conversación

Una entrevista no es un largo interrogatorio durante el cual el entrevistador está tratando de hacerte tropezar o hacer que te veas mal. Simplemente es una conversación sobre tus habilidades, atributos y experiencia, así como tu interés por la organización, por qué quieres trabajar allí y tu motivación por el cargo. Siempre y cuando te prepares para hablar de todas estas cosas, no deberías tener por qué preocuparte.

Cuídate

Este tipo de pensamiento positivo, racional y optimista será mucho más fácil de lograr si recuerdas cuidar tu salud física previo a la entrevista. Haz ejercicio. Está científicamente comprobado que las endorfinas que producimos cuando nos movemos reducen el estrés y la ansiedad. Come bien, no bebas, evita la cafeína y la comida basura… ¡ah! y descansa tus ocho horas.

No olvides mantener las cosas en perspectiva. Por supuesto, quieres que la entrevista sea exitosa, pero en el gran esquema de tu carrera, llegarás a donde quiere estar incluso si no tienes éxito en esta entrevista. Recuerda, haz todo lo posible para sofocar los nervios, que si te va mal, ahí no acaba el mundo, no es una pared de fusilamiento.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES