Jorge León: ¿Cuándo comenzamos a pensar en la nacionalización?

Jorge León – www.venezolanoenchile.com

 

La mayoría de los venezolanos que emigraron en los últimos años lo hicieron por necesidad, no por gusto.

Al principio del proceso, todos los esfuerzos se concentraban en obtener la visa temporaria para luego perseguir el RUT. Unos meses después, el rumbo cambiaba hacia la permanencia definitiva y, en ese momento, esta parecía ser el objetivo final.

Ahora, existe un escalón más que, aunque es opcional, en algún momento empieza a ser posible y hay que considerarlo seriamente: la nacionalización.

Chile permite a los extranjeros obtener la nacionalidad luego de haber residido en el país por 5 años, contados a partir de la primera visa temporaria, siempre y cuando cumplan ciertos criterios:

  • Ser mayor de 18 años o 14 si cuenta con la autorización del representante legal.
  • Tener el estatus de Permanencia definitiva vigente.
  • No haber sido condenado, ni estar actualmente siendo procesado por algún crimen o delito.
  • Tener sustento económico comprobable a través de empleo, pensión o rentas.

Aparte de reunir una serie de documentos para acompañar la solicitud, se debe también asistir a una entrevista en la PDI, la cual incluye preguntas personales, pero también servirá para comprobar que el solicitante tiene conocimientos básicos mínimos sobre historia, geografía, idiosincrasia y cultura general chilena.

Lo interesante es que no necesariamente hay que renunciar a la nacionalidad actual para hacer este trámite, ya que Chile acepta la doble nacionalidad con todos los países. Eso sí, luego de enviar la solicitud, el proceso completo puede tardar de un año en adelante.

Aunque la permanencia definitiva otorga la posibilidad de vivir en Chile sin límite de tiempo, existe una diferencia importante entre una persona con este estatus y una que tenga la nacionalidad: la permanencia definitiva se pierde al estar más de 1 año continuo fuera del país, en cambio, para un nacionalizado, esto no es motivo de preocupación.

Otro aspecto importante cuando alguien elige emigrar es el derecho al voto en el país de destino. En el caso de Chile, no es necesario tener la nacionalidad para poder votar, ya que los extranjeros que cumplan con el requisito de avecindamiento (haber vivido durante 5 años o más en el país) están habilitados para ejercer este derecho.

Uno de los beneficios más comentados de hacerse ciudadano chileno (y especialmente para los venezolanos) es la posibilidad de visitar Estados Unidos sin necesidad de tener una visa de turista previamente aprobada, gracias a un convenio entre ambos países que ubica a Chile como el único integrante de Latinoamérica en tener este privilegio.

Tramitar una segunda nacionalidad es una decisión muy personal que está influenciada por diversos factores y, en ciertos casos, pasa a ser un tema polémico a nivel moral, pero al final, puede representar la cúspide de un plan de vida que en algún momento sufrió un desvío inesperado.

One thought on “Jorge León: ¿Cuándo comenzamos a pensar en la nacionalización?

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES