¿Qué proponen los dos principales candidatos?

Por Carlos Pérez / @cmpe_.- El 19 de noviembre se realiza la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Chile. Ahí, según las encuestas, es altamente probable que entre los 8 candidatos que compiten por llegar al palacio de La Moneda, sean el expresidente Sebastián Piñera (representando a la coalición derechista Chile Vamos) y el senador Alejandro Guillier (la carta de la alianza oficialista Nueva Mayoría), quienes lleguen a la papeleta en la segunda vuelta a realizarse el 17 de diciembre.

Según la encuesta presidencial del Centro de Estudios Públicos (CEP), la más confiable y tradicional de la política chilena, es Piñera quien tiene más opciones de ser presidente seguido por Guillier. Proyecciones que para Mario Herrera, cientista político y académico de la Universidad de Talca, han determinado las ideas de ambos candidatos en esta campaña. “Los principales ejes de los dos programas están alineados, o buscan estarlo, con los resultados de las encuestas”, dice el experto.

Piñera apunta a la clase media

El programa del expresidente posee tres reformas clave: el acceso universal y gratuito a la educación parvularia, una reestructuración al Transantiago (el sistema de transporte de la ciudad de Santiago) en un plazo de 10 años y una reforma al criticado sistema de pensiones chileno.

Otra propuesta destacada del programa de Piñera es la ley “red clase media protegida”, con la que apuesta a encantar al votante del centro político concentrado en este segmento de la población chilena, el cual pasó de representar el 27 % en 1990 al 65% en 2015. Esta ley se traduciría en mejoras para los miembros de la clase media en temas como cesantía, salud, educación, delincuencia y pensiones.

Otra de las ideas fuerza de esta candidatura es transformar por fin a Chile en un país desarrollado, algo que demanda mejorar las cifras macroeconómicas. “El tema del crecimiento económico y el empleo también son centrales, pero a diferencia de 2009 -su anterior campaña presidencial- temas como la delincuencia están un poco ausentes del programa, pensando también que la gente no tiene un buen recuerdo de su gestión en ese plano”, explica Herrera. Para el cientista político en esta oportunidad Piñera ha sido más ambiguo en varios temas y ha evitado los “ofertones” de campaña de la vez anterior, como el famoso eslogan de la creación de un millón de empleos.

Guillier quiere profundizar las reformas

El candidato oficialista propone aumentar la gratuidad universitaria, que espera llegue al 60% de los alumnos más vulnerables, y mejorar el aporte solidario del Estado a las pensiones más bajas. Además, promete diversificar el modelo económico chileno, potenciar la salud pública, regular la brecha salarial entre hombres y mujeres, combatir la delincuencia aumentando los fiscales y descentralizar Chile.

“Guillier recoge algunas de las reformas que se alcanzaron a hacer durante el gobierno de Michelle Bachelet como la gratuidad en la educación o el fin al CAE (el Crédito con Aval del Estado, el polémico sistema de préstamos bancarios para estudios universitarios)”, dice Herrera, quien explica que el candidato también muestra preocupación por temas de innovación e innovación científica. “Él de alguna forma se ‘compró’ esta agenda, que no es ni liberal ni conservadora, pero que se amolda muy bien a las preferencias del grupo al que él quiere apuntar”, explica el cientista político.

Otro aspecto característico del programa de Guillier es su compromiso con iniciativas más liberales en términos valóricos impulsadas por el actual gobierno, como el matrimonio igualitario, incluyendo adopción, y la ley de identidad de género. Este punto marca una diferencia entre ambos candidatos. “Piñera ha sido claro al decir que no va a avanzar en ese tipo de reformas como sí lo hizo en su primer gobierno, en 2009. Ahí su agenda valórica representaba un avance mucho más grande que el que representa hoy”, apunta Herrera.

La agenda migratoria

Con el fuerte aumento de la población extranjera viviendo en el país en los últimos años, el tema migratorio se ha transformado en discusión obligada en la agenda nacional, lo que ha sido recogido por los candidatos. En ese plano Alejandro Guillier ha propuesto “ordenar” la política migratoria entregando garantías de acceso a la vivienda, salud, educación y trabajo a los extranjeros. El tema es conocido para el candidato, quien es senador por la región de Antofagasta, una de las que tiene mayor tasa de población extranjera en el país.

Piñera, por su parte, ha indicado que impulsará un Consejo de Política Migratoria y que entregará visas específicas para médicos especialistas y trabajadores calificados. “Llama la atención en el programa de Piñera que a pesar de ser un candidato de derecha al compararlo con otros programas de candidatos del sector no tiene un discurso fuerte en contra de los inmigrantes, sino que es un discurso más ambiguo. Él no asocia completamente a los migrantes con delincuencia o con problemas de empleo para chilenos”, dice Mario Herrera, cientista político y académico de la Universidad de Talca.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES