Y tú, ¿hablas de política con tu hijo?

Psic. (Mag.) Rosmery Hernández / @gotasdebienestarenchile.- Con el paso de los años y el énfasis en la protección de los más pequeños, el hablar de política se ha convertido en un tema tabú, considerando que la formación en este hecho puede ser una manera más de estropear la inocencia.

Los niños son como esponjas, y aunque en un momento dado podamos pensar que no están pendientes de las noticias que salen en televisión o de las conversaciones de los adultos, lo cierto es que sí lo están. Captan información de aquí y de allá, y sus cabecitas tratan de procesar ideas que, en ocasiones, pueden resultar complejas para su edad.

A raíz de la situación política, social y económica que desde hace unos años se vive en Venezuela, causante de tantas migraciones, es cada vez más común la participación de los niños en estos temas, incluso recuerdo haber llevado este tópico a programas de radio y televisión regional en Venezuela en la época de las “guarimbas”, donde surgieron las primeras preguntas, tanto de madres, padres y familiares al cuidado de los niños: ¿Hay que hablar de política con los hijos? ¿Cuándo y cómo debemos hacerlo? ¿Debemos transmitirles nuestras ideologías políticas o informarles desde la objetividad?

La delgada línea entre educación y adoctrinamiento genera una duda en quienes consideramos que debe haber una alfabetización en las cuestiones básicas de la política en las casas.
¿Cuándo empezar? ¿Por dónde?

Existen muchas dudas en torno al abordaje de una temática que no vacilamos en mostrar en reuniones familiares, en las redes sociales o en los encuentros con los amigos, pero que limitamos a la hora de tratar con los niños aún a pesar de su interés.

El momento para hablar de política con los niños es ahora. Ahora que les afecta, que repercute en su formación y en su día a día.

En ocasiones, la política puede ser un tema complejo e incluso conflictivo a la hora de debatir. Durante estos días, la situación que estamos viviendo en nuestro país está siendo muy difícil y los niños no son ajenos a ella. Para aquellos hijos que están insertos a la educación en Chile, les ha tocado escuchar y con más frecuencia, responder a preguntas relacionadas con los temas políticos de Venezuela, manifestando desde su interpretación lo que han escuchado de sus adultos cercanos.

Algunas familias hablan abiertamente de política delante de sus hijos e incluso les inculcan desde la infancia sus ideas. Ante este tipo de mensajes y, sobre todo, ante la forma de transmitirlos, conviene preguntarse:

¿Dónde está el límite entre la información política y el adoctrinamiento?

¿Debemos hablar delante de nuestros hijos de nuestra ideología e incluso inculcársela desde la infancia?

Ante temas políticos conflictivos o que generan cierta polémica, se sugiere:

1) Hablar siempre desde el respeto y omitir palabras que inciten al racismo o al desprecio hacia otros ciudadanos o colectivos.

2) No inculcarles la división o la intolerancia, ni generar en ellos sentimientos negativos u hostiles hacia otras personas o colectivos por el simple hecho de opinar diferente.

3) Utilizar siempre un lenguaje positivo, cargado de palabras que transmitan los valores relacionados con la democracia, el respeto, la paz, la convivencia y la tolerancia.

4) No polarizar, sesgar o radicalizar nuestro mensaje. Aunque como adultos hayamos decidido pensar de esa forma, los niños deberían tener libertad de pensamiento.

Acerquemos el razonamiento a todos sin excepciones, RECORDEMOS QUE LOS NIÑOS DE HOY SERÁN LOS ADULTOS DEL MAÑANA y quizás con este comienzo podamos ser un poco mejores ciudadanos al acabar el día.

“Por una educación que nos enseñe a pensar no a obedecer”
Paulo Freire.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES