Reuters: Venezolanos se refugian en el dólar para sortear la hiperinflación

José Ramón García, transportista de alimentos en Venezuela, tuvo que detener su camión por no poder costear neumáticos nuevos a 350 dólares cada uno, o el equivalente en moneda local a la tasa que marca el mercado negro: unos 90 salarios mínimos.

En un país con control cambiario que limita el acceso a dólares, una inflación de cuatro dígitos que fulmina el valor del dinero, así como con escasez de alimentos e insumos, el caso refleja la creciente dolarización no oficial de la economía venezolana y los problemas de quienes no tienen acceso a las codiciadas divisas.

“Es frustrante, porque te das cuenta que trabajas para comprar dólares y medio ahorrar, porque no vale la pena tener bolívares”, dijo el atribulado conductor del sur del país, que pasó a ser un desempleado. En tiendas gourmet o de diseño en Caracas, las costillas de cerdo importadas o los zapatos se venden hasta en 150 dólares.

Y aunque estos bienes se reservan a expatriados o al grupo reducido de venezolanos con ingresos en dólares pagados en cuentas en el extranjero, recientemente servicios básicos como vacunas y consultas médicas también se dolarizaron. Venezuela tiene una larga tradición inflacionaria, pero este año empezó a experimentar alzas diarias de precios, un síntoma pernicioso de hiperinflación que ha obligado a muchos a buscar refugio en otras monedas.

Yoselin Aguirre, de 27 años, elabora y vende accesorios femeninos, y desde hace poco tiempo ofrece su trabajo en dólares o el equivalente en bolívares según la tasa que reporta el sitio estadounidense dolartoday.com, referente del mercado.

“No puedo pensar en bolívares ya, porque así uno tiene que dar un precio cada hora. Mientras me están pagando algo por un lado, por otro me están aumentando la materia prima”, agregó, indicando que compra sus insumos también en dólares. “Para sobrevivir, te tienes que dolarizar, así el Gobierno siga en su burbuja”, sentenció.

El Gobierno socialista del fallecido Hugo Chávez instauró en 2003 un control de cambio que impide la libre circulación de divisas, cuyo valor y distribución controla el Estado. Su sucesor, Nicolás Maduro, ha mantenido la política, pero con una tasa altamente sobrevaluada de 10 bolívares por dólar, con lo que, ante la caída de los ingresos petroleros, fuente principal de los dólares que se venden a través del control, el sistema ha hecho aguas.

La falta de vías legales para que las personas compren dólares empuja al alza su precio en el mercado paralelo, tasa cada vez más referencial para la economía, donde un billete verde vale unos 120.000 bolívares. Maduro culpa a dolartoday de inflar las tasas como parte de una “guerra económica” de sus enemigos políticos, y ha jurado que 2018 será el año de la tan ansiada recuperación económica.

 

Fuente: Panorama

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES