Cómo migrar con hijos y no morir en el intento

Por Eunice Medrano | @mamasindramas

Un divorcio, dos hijos, un país en crisis y un sueño fueron cuatro razones que argumentaron mi decisión de salir de Venezuela. Muchos al principio no me creyeron capaz, mi hija apenas tenía cuatro meses cuando dije: “Mamá, me voy a Chile”, pero no necesitaba la aprobación de nadie solo una decisión bien asumida y ese paso estaba modo check list.

¡Tamaño de reto! Migrar sola con mis hijos no era un asunto para tomárselo a la ligera, por lo que comencé concientizar mi jugada… ¿Qué quiero decir con esto? Bueno, me preparé psicológica y emocionalmente para enfrentar el proceso de migración, aquí no había lugar para los dramas.

En mi ciudad natal se dictaba en aquel momento un taller para padres que deseaban salir del país con sus hijos “¡Me voy del país! ¿Y los chamos?” en el que se les entregaban técnicas y consejos para hacer de este proceso un poco más llevadero.

Este fue dictado por la terapeuta de familia, María Elena González, quien actualmente sigue guiando mis pasos erráticos en este camino migrante. Ella aseguraba en ese taller que la decisión de irse no podía estar basada en un impulso irracional, porque las probabilidades de fracasar eran altas.

En ese momento me hice las siguientes preguntas: ¿por qué me voy?, ¿estoy tranquila con mi decisión?, ¿y si me dan ganas de regresarme? A todas les di respuesta: me voy porque deseo luchar por mi sueño, y para brindarnos, como familia, mejor calidad de vida; sí, claro porque estoy haciendo lo que quiero; es probable que extrañe a mi familia, pero regresarme no será opción.

Hace poco, el psicólogo venezolano, Alberto Barradas, publicó en su cuenta en Instagram @psicovivir que para él solo existían dos formas de tomar esta decisión: la primera es asumir que te vas y ya. La segunda es acudir a terapia para analizar la viabilidad de la decisión, estudiando las diferentes aristas emocionales implicadas en el proceso.

Más claro imposible. Luego de que estás seguro del paso que quieres dar -ya sea salir o quedarte- solo hay que asumir todas las consecuencias que la decisión implica.

Luego de que decidí salir de Venezuela, me “monté” en agilizar el trámite del pasaporte de mi hija, por el cual llevaba cuatro meses esperando, apostillé todos los documentos necesarios, tanto para ellos como para mí, los llevé a consulta y me aseguré de que tuviesen sus vacunas al día, después fue a la oficina de la Contraloría de Sanidad de mi ciudad para que me dieran los certificados de vacuna internacional y compré las cosas que creí que serían necesarias tener aquí (como una caja de Susy, pero eso no es tan indispensable).

Después averigüé cómo sería el proceso al llegar acá en Chile, ya que de los niños aprendes que hoy te acuestas bien y mañana amaneces enfermo. ¿Cómo era el sistema de salud en Santiago? Descubrí que había un programa de desarrollo social llamado Chile Crece Contigo, perteneciente al Ministerio de Desarrollo Social, en el que se le brinda apoyo a las mujeres gestantes o madres de niños entres 0 y 4 años en el fortalecimiento del control de salud del niño o niña, lo que abarca el control de niño sano, atención médica de emergencia, control de vacunas, otorgamiento de leche o cereal mensual, apoyo social, entre otros beneficios. Estos beneficios son para chilenos y extranjeros, lo cual me dio mucha más seguridad. Este tipo de datos es importante tenerlo claro cuando sales de tu país con hijos.

Además de saber cómo sería el proceso de legalización para los niños antes de llegar, y aún cuando la expresidenta Michelle Bachelet no había anunciado el visado especial para los niños migrantes que se encontraran en territorio chileno, fue indispensable saber cómo es el trámite en el país al que me estaba mudando, al igual que el proceso de escolarización.

Así que… ¿eres mamá/papá y tienes pensado migrar? Bueno, primero considera un análisis emocional de la mano de un profesional y luego encárgate de averiguar hasta el más mínimo detalle, no importa que te digan fastidioso, porque migrar sola(o) y con hijos es ¡de valientes y precavidos!

Si quieres más datos puedes seguir @mamasindramas y chequear los tips que doy para sobrevivir a la maternidad en solitario bajo el estatus de migrante.

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES