Deportes de invierno: primero la seguridad, luego la diversión

Diego Díaz / @d.diaz89

Los deportes de invierno son todas aquellas prácticas deportivas cuya realización se efectúa sobre nieve y/o hielo, ya sea en condiciones naturales o de manera artificial. Existe una serie de modalidades, dentro las cuales se encuentran el ski, patinaje, descenso en trineo, snowboard y deportes en equipo.

En Chile existen varios centros donde es posible practicar ski y snowboard en un medio natural. Entre ellos: Portillo, La Parva, El Colorado, Farellones, Valle Nevado y Termas de Chillán. Todos equipados con canchas, en las que se ofrecen clases y arriendo de equipos.

En toda práctica deportiva, uno puede estar propenso a sufrir alguna lesión, existiendo distintos mecanismos que alteran la mecánica del cuerpo. Conjuntamente, una de las patologías más comunes dentro de los deportes de invierno es la llamada “triada maligna” o “triada de O ‘ Donoghue”. Esta es producto de una mala maniobra al frenar, ocurre cuando la bota se mantiene fija pero la extremidad inferior rota.

En el momento en que se produce el denominado mecanismo de cizallamiento (deformación de un objeto al ser sometido a dos fuerzas en direcciones paralelas y sentido opuesto), se comprometen estructuras de la pierna: ligamento colateral interno, ligamento cruzado anterior de la rodilla, y rotura del menisco interno de la rodilla. El tratamiento dependerá de la severidad del daño y de cuántas estructuras estén comprometidas.

Si están dañados los ligamentos colateral en grado 1 o 2, la cicatrización se dará en forma espontánea, si se inmoviliza relativamente la extremidad y se inicia un proceso de rehabilitacion con un fisioterapeura. Sin embargo, si el ligamento presenta daño grado 3, es necesaria la intervención quirúrgica, para luego pasar al proceso de rehabilitación.

Ante cualquier lesión de extremidad inferior, sobre todo en rodilla, es indispensable revisar si presenta inestabilidad. Para ello, debes asistir a una evaluación médica para obtener un diagnóstico más certero. Si la rodilla se “siente” estable, es reflejo de que el mecanismo de estabilidad actúa ayudado de los músculos cuadriceps e isquiotibiales (mecanismos activos), aun cuando se presente alguna alteración del ligamento (prueba de imágenes). De no ser así, se debe realizar una intervención quirúrgica, y luego asistir a un fisioterapeuta para que refuerce la zona con ejercicios. El fin es lograr la potenciación muscular en ambas extremidades inferiores y trabajos de equilibrio. En el caso de personas jóvenes físicamente activos y/o deportistas profesionales, la intervención quirúrgica es imprescindible para seguir con el mismo nivel de actividad que se tenía antes de la lesión, conjuntamente con ayuda de un fisioterapeuta.

Finalmente una lesión del menisco interno, al igual que el ligamento cruzado anterior, la decisión dependerá del equipo médico, prueba de imagen y del paciente.

Las recomendaciones para prevenir esta y otro tipo de lesión están enfocadas en prácticas seguras tanto del ski como snowboard. Es esencial realizar cada actividad con buenas condiciones climáticas y circular dentro de los límites establecidos, hacer descensos progresivos y respetar zonas de entrenamiento para principiantes.

En cuanto al equipo, se recomienda utilizar implementos de seguridad tales como cascos y muñequeras. En la práctica se corre el riesgo de tener una contusión cerebral (TEC), aun cuando estos eventos ocurren con poca frecuencia. Lo ideal es proteger especialmente a niños menores de 18 años y a quienes realizan excursiones. También considerar el uso de bloqueador solar y anteojos de sol, ya que la luz se refleja con mayor potencia en superficies blancas, esto podría generar lesiones en la piel y ojos, tras largas horas de exposición. En cuanto al uso de la bota, si bien esta nos proporciona soporte y protección, un uso inadecuado puede causar serios daños dado el actual diseño del material deportivo.

Cabe recalcar que en todo deporte existe el riesgo de lesiones, sin embargo, en este tipo de disciplinas en que se promueve el desplazamiento a gran velocidad, estamos más propensos a un accidente. La adrenalina producto de la práctica lleva al individuo a tomar riesgos innecesarios. Hoy las estadísticas dicen que los hombres realizan osadas maniobras, por lo que sufren mayores lesiones a temprana edad, a diferencia de las mujeres. Se recomienda una práctica responsable y consciente para resguardar nuestra seguridad y solo llevarnos el buen recuerdo.

 

 

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES