Migración: Expectativa Vs. Realidad

Rosmery Hernández / @gotasdebienestarchile

¡Por fin damos el paso! Tomamos el valor necesario, con una mezcla de sensaciones entre miedo e ilusión, nos despedimos de familiares, amigos y emprendemos el rumbo hacia nuestro nuevo país de residencia. Las principales emociones varían mucho dependiendo de cada persona, dependerán principalmente de si se asume como propia la decisión de irse a vivir al extranjero o si se vive con resignación como un camino en el que uno se vio involucrado debido a las circunstancias.

Tenemos una serie de ideas, pensamientos sobre lo que nos vamos a encontrar, la ilusión de lo que vamos a conseguir, la esperanza en lo que haremos, lo fácil o difícil que será nuestra experiencia y en nuestros comienzos… Esas ideas previas respecto a cómo podría ser la realidad, son nuestras expectativas, son suposiciones inseparables al ser humano, las generamos frente a nosotros mismos, a las situaciones futuras, al logro de metas, a las personas que conocemos, a la pareja o los hijos, etc. Las expectativas pueden ser positivas, negativas o poco realistas, su importancia radica en que pueden condicionar nuestras actitudes y comportamientos.

En el caso específico de quienes llegan a Chile, se estima que en los últimos tres años, este país pasó de contar en su población con 400.000 inmigrantes aproximadamente a más de un millón, siendo el caso de los venezolanos el más relevante, ya que su cifra aumentó en más de 1000% en este corto período.

Según estudios realizados por el Centro Nacional de Estudios Migratorios de la Universidad de Talca, hay varios aspectos factibles que tomar en cuenta:

De una muestra de 418 observaciones de manera aleatoria y respaldada con estadísticas del DEM (Departamento de Extranjería y Migración), estudios independientes de universidades del país, centros sociales y la prensa chilena, se pudo constatar que la población de inmigrantes que engrosa la lista, está encabezada por los peruanos, seguidos por los colombianos y haitianos, siendo los venezolanos quienes poco a poco van alcanzando cifras, que de mantenerse esta tasa de migración, en un periodo no muy largo, pueden llegar a encabezar dichas estadísticas.

Es pertinente evaluar ¿qué bondades y beneficios ve el inmigrante venezolano en Chile?, ¿hacia dónde están enfocadas sus proyecciones? y con esos datos hacer una comparación de esas expectativas con la realidad.

Los motivos que más coinciden al ser consultados por la decisión de haberse establecido en este país es la falta de trabajo en su lugar de origen con un 65,2%, seguido por un 18,2% que respondió la opción de desafío personal y en tercer lugar un 17,5% responde que la inseguridad fue un factor determinante.

Pese a los motivos originales que llevó a los extranjeros establecerse en este país, encontraron gran satisfacción estableciéndose en el territorio, destacando la tranquilad, orden y seguridad (29,9%), por encima del trabajo y la economía (25,5%), seguido de amistad y familia (16,2%) en la calidad de vida.

Una de las condiciones que más comunes en los migrantes, es el hecho de que al emigrar bajan sus expectativas laborales iniciales. Son muchos profesionales que terminan en Chile trabajando en lo primero que encuentran, pasan de ser contadores auditores, administradores de empresas comerciales o ingenieros a trabajar como garzones, maestros de cocina, por dar algunos ejemplos… pero sin perder el enfoque y el ímpetu de crecimiento, con el deseo permanente de llegar a ejercer en algún momento lo que estudiaron o, en casos particulares, desarrollarse en un área que les permita crecer y mejorar su estatus económico y social.

En este caso, según cifras emitidas por el Centro Nacional de Estudios Migratorios de la Universidad de Talca, de esa población de inmigrantes, un 83.5% trabaja, un 2.6% trabaja y estudia y solo un 12.7% esta aún en esa búsqueda de empleo o, en su defecto, un emprendimiento que le permita generar ingresos en moneda nacional.

Según este mismo estudio, se evaluó la apreciación del inmigrante con respecto a las condiciones que le llevaron a tomar la decisión de hacer vida en este país, y un 74.4% manifiesta que ha mejorado y un 25.6% indica que están iguales o incluso en peores condiciones que las de antes de establecerse en este país.

Dentro de esta minoría, se encuentran aquellas personas cuyas expectativas de conseguir solución a sus necesidades, fueron fijadas a muy corto plazo, otros aspiran trabajar solo en su profesión, otros aún no asimilan el cambio y una porción de ellos no ha logrado conseguir una fuente de ingreso por razones legales.

Otro punto a evaluar es la administración de los ingresos percibidos a través del trabajo en esta tierra. Nos conseguimos con el dato de que el 62% de los inmigrantes recibe un sueldo mejor al que recibiría en su país y con este ingreso tienen la opción de enviar en promedio 116 dólares al mes en remesas, esto según el portals Emol.com. Además, un 50,8% ha podido tener ahorros y de este porcentaje un 33% lo utiliza para asegurar un cupo de vivienda, sin especificar si en Chile o en su país de origen.

Otros aspectos relevantes a estudiar son las proyecciones de reunificar la familia en tierras chilenas a corto y mediano plazo, pero en este caso las personas que han logrado concretar este proyecto, representan una cifra baja, debido a que en algunos casos y según los ingresos que obtienen, les resulta más factible (por ahora) enviar remesas que adicionar una carga en este país. Incluso, siguen trabajando en función de que en un futuro próximo, puedan trabajar las cabezas de familia, los niños y adolescentes puedan continuar sus estudios y, en el caso de traer a padres en edades avanzadas, poder tener los ingresos suficientes para poder costear los gastos que ello implica.

No se puede negar que Chile, cualitativa y cuantitativamente, ha superado exponencialmente las expectativas del migrante venezolano, muchos de los que decidimos hacer vida en esta tierra, hemos visto como las condiciones básicas de vida, se ven cubiertas con el esfuerzo necesario para lograrlo, y viendo esta tierra como un lugar lleno de oportunidades y un espacio donde recíprocamente vemos valorados los aportes que con nuestro esfuerzo damos a esta patria.

 “Vive a la altura de lo que tú quieres conseguir en la vida”

One thought on “Migración: Expectativa Vs. Realidad

  • Julio 12, 2018 at 5:08 pm
    Permalink

    Ojala que los venezolanos logren llegar en mayor cantidad a Chile. Son personas educadas, de buenos modales, trabajadoras y muy luchadoras. Son un excelente aporte a este país.

    Reply

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES