José Rafael Guzmán: El “Homosapiens” en Chile

Otro de los hijos pródigos de la radio venezolana trae “Comida, Calle y Comedia” a tierras australes

 

Alejandra Lara / @alejandralara28

 

José Rafael Guzmán, locutor y comediante venezolano, trae por primera vez su Stand-Up “Homosapiens” a Santiago de Chile, como parte del Tour Sudamérica 2018. En exclusiva para El Vinotinto, Guzmán cuenta un poco sobre su experiencia en las calles mexicanas y el reto que representó reflejarla a través de una cámara para su show web.

 

¿Cuál es la vibra que sientes cuando vienes a Santiago de Chile?

 

Me gusta mucho Chile. No es la primera vez que voy a Santiago. La primera vez que fui tenía 25 años, fui a visitar a amigos, pero creo que es una ciudad donde la gente se puede desarrollar muy bien.

 

¿Cómo evaluarías el movimiento de la comedia venezolana en el mundo actualmente?

 

Insignificante. Porque dime cuál es el aporte de la comedia venezolana en el mundo ¿Dónde está? El alcance es muy bajo, además que dudo que la gente que esté haciendo comedia lo esté haciendo en nombre de Venezuela, lo están haciendo en su nombre. La comedia venezolana en el mundo no existe, existen venezolanos haciendo comedia, en tal caso.

 

¿Crees que has podido llegar a la talla de algún comediante que admiras o con el que quisieras trabajar?

 

Uno puede decir que sí, pero cuando pasa es cuando uno realmente ya está en el nivel. Todavía no he llegado, me falta bastante.

 

¿De qué va el concepto de la rutina en ‘Homosapiens’? ¿Tuviste que evaluar la conducta del público para darle pie?

 

Bueno, hablo sobre los genitales bastante, sobre el ano, la vagina y sobre el pene. Hablo también sobre los psicólogos y sobre los tratamientos de fertilidad. Ahora incluí una parte donde hablo de la gente en situación de calle por “Comida, Calle y Comedia”, entonces como que hago una pasada por los temas que me han ido llamado la atención y que me parecen que puedan ser del interés de todo el mundo, que es lo que creo importante: no ser complaciente con el material, no hacer los chistes para que la gente se ría, pero sí hacer los chistes sobre temas que le interesen a la gente.

 

En mi opinión, cuando un comediante escribe pensando en el público es un error, el comediante debe escribir para él, porque como él hay millones y millones de personas más, entonces se van a sentir identificadas con lo que a él le ponga triste, con lo que le ponga alegre, con lo que lo hace reír, etc, entonces, ahí hay un punto en común y de eso es de lo que se debe hablar.

 

 

 

“Comida, calle y comedia” está entre los mejores web shows venezolanos ¿Qué crees que fue lo que atrapó al público? Además de desnudarte en la calle.

 

Pudo haber sido lo verdadero, lo auténtico, que no hay actores o actrices, sino que los personajes son gente de verdad y, además, que es gente que tiene un contexto a su alrededor que, a lo mejor, digamos, gente que la mayoría no conoce, como es el caso de Serafín, o incluso Mana, la señora que limpia, pero la gente no tiene ni idea de cuál es la vida más allá de lo que te limpia. Entonces, creo que busqué mostrar cosas que están ahí a la vuelta de la nariz, pero que la gente no quiere ver.

 

 

¿Estabas consciente del mensaje que le diste al público al personificar a alguien en estado de calle o fue solo casualidad? ¿qué destacas, qué aprendiste, qué no volverías a hacer y cómo crees que lo recibió el público?

 

Fue solo casualidad, yo lo que quería hacer era un contenido distinto, consciente de que estaba llegando a un país que ya tiene sus comediantes, sus youtubers y que ya han hecho muchas cosas y necesitaba hacer algo que no se hiciese acá, y se me ocurrió eso, lo hice y pues salió esa locura.

 

Destaco la amabilidad del público, del mexicano de verdad, no del mexicano actor ni del que sale en cámara sino del que pensaba que yo de verdad era un indigente y me ayudaba. Muchos mexicanos dicen que eso pasaba así porque soy rubio, pero igual me ayudaron.

 

Aprendí que el resentimiento va muy ligado al ser humano, y es muy natural del humano sentirlo, no está mal, lo que está mal es no controlarlo y creo, profundamente, que hay un porcentaje de decisión para la gente en la calle, si bien tienen una situación económica complicada, ellos quieren estar en la calle porque te da una libertad y una tranquilidad muy particular y eso es parte del porqué la gente no sale de ahí, no es solo un tema económico, es también una decisión.

 

No volvería a dormir justo cuando baja la temperatura en la calle en México, porque me dio neumonía.

 

Fue un esfuerzo muy grande. Físicamente fue muy duro y mentalmente también, pero creo que dio resultados y creo que es como un bonito mensaje, que es que si haces lo mejor que puedes va a tener resultado, si tienes constancia y tienes disciplina eso va a traer cosas buenas y creo que así fue.

 

 

 

 

¿Crees que afectó a la gente en México este papel o lo tomaron como algún tipo de burla?

 

Para ser honesto, mi público, la mayoría sigue siendo venezolano y mi público mexicano es muy pequeño que son con quienes trabajo y las adyacencias, y, por supuesto, las personas a las que fui a grabar y luego les mostré el web show, que ahora me dan comida gratis igual, a ninguno le pareció una burla. Si me enteré de un amigo que le mostró el programa a su jefe y dijo que sí había sido una burla, pero no era mexicano, sino colombiano, entonces no te sé decir. (risas)

 

 

¿Esta experiencia tuvo repercusiones en tu personalidad o quizás en la manera de ver ciertas cosas?

 

Sí, claro. Ahora veo distinto a la gente que vive en la calle porque sé cómo los ven, que es como los veía yo antes, pero ahorita, tuve la oportunidad de verlos del otro lado y de verdad que la gente ni siquiera quiere ver a la gente que está en la calle, ni siquiera quiere hablarle, en tal caso les dan dinero para sentirse bien ellos, pero no para ayudar. La gente me dice cómo fue tan fácil para ti grabar con gente en situación de calle si ellos están locos… no, primero, esa gente no está loca, segundo que no hablan con nadie porque nadie les habla, pero si tú les dices algo ellos te contestan, normal.

 

Ahora voy por la calle y a quienes veo les doy dinero y hablo con ellos. Nunca les doy comida porque sé que la mayoría de la gente le da comida justamente para no darle dinero y que no tomen o se droguen. Acá es diferente que en Venezuela, aquí la gente en situación de calle, o sea, están gordos, pues, la comida no es un tema. Yo les doy dinero para que ellos se echen un trago y vivan una vida medianamente normal.

 

¿Crees en la comedia como una vía de escape o una bocanada de aire fresco para los venezolanos con la situación que se está viviendo? ¿Te parece que hay temas que no deberían tocarse?

 

La verdad es que yo creo que la comedia es algo que no va a desaparecer y no importa el estado al que llegue el país, alguien la va a hacer, pero ya no creo que sea una vía de escape, ya el que te diga eso es un estúpido porque te puedes reír de un chiste e igual no tienes comida, no tienes agua, no tienes luz, o sea, ya no hay vía de escape, la vía de escape es que saquen a esos malditos de ahí.

 

Me parece que todos los temas se pueden tocar, pero, hay que saber cómo tocarlos, porque lo que no se puede olvidar es que el fin de la comedia es entretener no ofender, entonces ahorita, así como hay una ola de hipersensibilidad, hay una pila de comediantes que quieren estar insultando a todo el mundo con la excusa de que esto es humor y tampoco, o sea, ni para un lado ni para el otro. El fin del humor es entretener no importa el tema, se pueden tocar todos, ahí es donde está el arte, y si el humor ofende y la gente no se ríe, estas fallando como comediante.

 

¿Qué te han dicho de Chile y de los venezolanos que viven aquí? ¿Qué mensaje quisieras dejarles?

 

Yo he tenido contacto con Chile desde hace tiempo, no me tienen que decir nada porque yo los conozco muy bien. Tengo amigos chilenos y me llevo muy bien con ellos. Los venezolanos en Chile, bueno, pues tengo una tía que se fue y se devolvió, no le fue muy bien, pero tengo una prima que vive allá y lo logró.

 

La nueva Venezuela es en el mundo y es algo que creo que, como todo, tiene sus cosas malas, evidentemente, pero también tiene sus cosas buenas. El mundo es nuestro y depende de nosotros hacernos sentir para bien y no estar con la robadera ni la locura venezolana tracalera ni ser como esa gente que sale pero que no sirve para nada.

 

Próximos proyectos de José Rafael Guzmán.

 

Bueno, acá en México estoy trabajando en un guion de cine que se llama Anormal, que es ahorita como mi proyecto a mediano plazo, que es una comedia de acción de una mafia china que trafica droga y termina enredada con una gente para la clásica fórmula de comedia, pero es una comedia de acción. Muy al estilo de pronto de Pineapple Express, para que entiendan más o menos el estilo. Ese proyecto está en una fase bastante adelantada, se están armando las carpetas para bajar el capital y bueno, quisiera como incursionar en el cine, sin embargo, no descuido el stand up, sigo con la gira de ‘Homosapiens’, ya hacia febrero lo cierro acá en Ciudad de México y lo grabo para montarlo en YouTube y, ahí mismo, sacaré otro Stand-Up, tendré como unos dos o tres meses de descanso y ese sí va a ser musical por primera vez.

Ping-Pong

¿Radio o Stand-Ups?

Ahorita, Stand Up.

 

¿México o Venezuela?

Ahorita México. Venezuela es de donde vengo, pero ahorita estoy viviendo en México y este es el lugar que me brinda oportunidades así que ahorita Venezuela no.

 

¿Polémica o Reflexión?

Yo creo que reflexión.

 

¿Calma Pueblo o De Nuevo en la Mañana?

No chico, Calma Pueblo, pero by far.

 

¿Manuel Silva o Led Varela?

(risas) Depende de si es para radio o para Stand-Up. Esta es horrible, se van a molestar. Para escribir y para Stand-Up, Led, para radio y para sacar ideas, Manuel.

 

HOMOSAPIENS
Tour Sudamérica 2018
20 de octubre / 21:00 horas
Hotel Crowne Plaza (Av. O’Higgins 136)
Tickets: www.passline.cl

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES