Psicovivir: Emigrar es volver a nacer cuando ya naciste

Alberto Barradas / @Psicovivir

Actualmente, una de las situaciones más vividas en Venezuela debido a la crisis económica que atraviesan miles de venezolanos, es el emigrar. Este es un acto siempre difícil y complicado, sobre todo porque trae consigo emociones que muchas veces son difíciles de manejar. Dilemas, incertidumbre y hasta sentimientos de culpa acompañan a quienes emigran, ya que dejan a sus familiares y seres queridos en las condiciones que ellos deciden soltar, son personas que aún queriendo a su país, se ven obligados a dejarlo por las distintas crisis que frecuentan. El problema está cuando se considera que emigrar es tener miedo a enfrentar esas crisis, cuando realmente este acto es el resultado de la motivación de buscar mejores destinos, y es que no estás ignorando la realidad, por el contrario, la mayoría de quienes emigran viven pendiente de lo que ocurre en su país.

 

Sucede que emigrar puede ser visto como una gran posibilidad, pero a veces la realidad es que mientras esperas que tu vida mejore, esta más bien se agrava. De esta manera, lo que nos diferencia a unos de los otros es la capacidad de adaptación, y ese muchas veces es el dilema del emigrante, ya que no cabe duda de que hay mucha gente a la que le va muy bien al emigrar, pero hay otros que, lamentablemente, les va peor. Es por esto que para emigrar se debe tener planificación de objetivos, medios y organización, sin eso, es mejor no hacerlo.

 

Para nadie es una mentira que emigrar implica vivir en medio de sentimientos encontrados, es asumir que debemos empezar de cero y aceptar nuestra realidad, dejando atrás a nuestros seres queridos, nuestros objetos personales, nuestra cultura, nuestros olores, nuestra historia, nuestra tierra y todo lo que allí sembramos. Es por esto que considero el emigrar como un grito silencioso que llama a tierra, desde otro lugar distinto al tuyo. Y es que emigrar muchas veces puede ser un acto feliz, sin embargo, se es feliz a medias, porque trae consigo sueños incumplidos y caminos cortados, siendo feliz con lo que tienes y, a su vez, faltándote todo. Pero ese todo no es siempre negativo, si lo vemos desde otra perspectiva nos damos cuenta de que no tiene sentido sufrir por lo dejado, cuando por no tener nada fue que emigraste, y es que salir de nuestro país nos permite buscar la felicidad en otros lugares, teniendo presente que, si bien es cierto que cambiamos un problema por otro, también buscamos una solución para ese otro.

One thought on “Psicovivir: Emigrar es volver a nacer cuando ya naciste

  • Septiembre 11, 2018 at 1:40 pm
    Permalink

    Gracias por este texto. Creo que, en general, emigrar es muy complejo y hay que lidiar todos los días con la nostalgia. Muchos otros viven con la esperanza de volver a su país. Nosotros no tenemos esa posibilidad, al menos por ahora, porque el país que dejamos ya no existe. A nuestra nostalgia le sumamos la angustia de saber que aquellos que dejamos no están en las mejores condiciones, el miedo a que algo les pase en medio de tantas situaciones riesgosas. No la tenemos fácil, pero siempre se puede, aunque en determinado momento no nos vaya tan bien, siempre es posible ver alternativas para mejorar y sobre todo ayudar a los nuestros.

    Reply

Déjanos tu comentario!

F
Image and video hosting by TinyPic
MIGRANTES