AP. Miami. La esposa de Dwyane Wade le dio unas palmadas para felicitarlo. Su hijo mayor, heredero del trono del basquetbolista, estuvo en el banquillo durante los últimos minutos del partido.

El expresidente Barack Obama envió un video. John Legend y Chrissy Teigen estuvieron junto a la cancha. El coro que pedía para Wade el nombramiento como el Jugador Más Valioso fue atronador mientras el astro jugaba todavía, una vez más.

Fueron sus últimos pasos en Miami durante su campaña de despedida.

Wade anotó 30 puntos el martes, durante el partido final de su carrera en casa, y el Heat de Miami le brindó varios homenajes, incluida la victoria por 122-99 sobre los 76ers de Filadelfia.

“Es el condado de Wade”, proclamó el jugador ante el público, una vez que el duelo había concluido. Saltó a la mesa junto a la cancha, donde se sienta el socio general del equipo Micky Arison, para un último festejo. “Los amo”.

Y el público ama también a Wade. Lo ha hecho durante 16 años y lo hará durante 16 más, y otros 16.

“Todavía estoy asombrado, incluso después de todos estos años”, comentó el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. “Lo he visto sacar trucos de la chistera tantas veces… pero me asombra que él sea capaz de una actuación como la de esta noche”.

La carrera de Wade concluirá hoy en Brooklyn, donde Miami cerrará su temporada regular. Wade abandonó la cancha a 1:02 minutos de que terminara el encuentro. Acto seguido, abrazó a sus compañeros y a su hijo Zaire, quien estaba en la banca.