El expresidente peruano, Alan García, falleció luego de numerosos intentos médicos por salvar su vida.

El exmandatario se disparó en la cabeza, en horas de la mañana, tras recibir una orden de arresto por caso de corrupción relacionado con Odebretch.

Cuando las autoridades policiales llegaron a su residencia, García se encerró en una habitación, desde donde se escuchó un disparo.

La bala tuvo ingreso y salida. El expresidente fue trasladado a un centro hospitalario en Lima, pero no pudieron salvarle la vida tras horas de esfuerzos.

AP. Todos los presidentes que han gobernado Perú desde 2001 tienen cuentas pendientes con la justicia por sus nexos con Odebrecht. Alejandro Toledo (2001-2006) reside en Estados Unidos, aunque se ha pedido su extradición y Ollanta Humala (2011-2016) también estuvo preso entre 2017 y 2018.

Odebrecht está en el centro del mayor escándalo de corrupción de América Latina después de admitir en 2016 como parte de un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que sobornó a funcionarios corruptos de la región por cerca de 800 millones de dólares a cambio de recibir contratos de obras de infraestructura.