Estudio: El consumo de drogas antirretrovirales pueden suprimir por completo el virus del VIH

Luna Espejo / @ilunae

La revista médica The Lancet publicó este jueves un estudio revolucionario realizado en Europa. La investigación fue realizada en casi 1000 parejas de hombres homosexuales que mantuvieran vidas sexuales activas sin uso de condones, con la condición de que dentro de dicha pareja uno de ellos fuese portador del virus (VIH Positivo), consumidor de drogas antirretrovirales y el otro no.

Tras ocho años de investigación y de seguimiento, en las parejas denominadas en el estudio como “serodiferentes”, se encontró que no hubo ningún caso de transmisión del virus del VIH a la persona que no fuese portadora del mismo, comprobando de esta forma, según los investigadores, que el consumo de la terapia antirretroviral suprime casi completamente el virus del VIH como para que no sea transmitido de forma sexual.

“Nuestros hallazgos proporcionan evidencia concluyente, para los hombres homosexuales, de que el riesgo de transmisión del VIH, con el tratamiento antirretroviral supresivo, es cero”, dijo Alison Rodger, profesora de la University College de Londres, quien codirigió el estudio.

Además de esto, los resultados obtenidos con este estudio se suman a los obtenidos de un estudio previo, en el cual se realizó el mismo seguimiento pero en parejas heterosexuales “serodiferentes”, arrojando los mismos resultados negativos en la transmisión del virus VIH, incluso encontrando el mismo “riesgo cero” al poder ser transmitido vía sexual.

Por otra parte, los investigadores concluyeron que este estudio ayudó a evitar alrededor de 472 casos de transmisión del virus durante los ocho años de estudio. De igual forma, se dio a conocer que solamente 15 hombres de las 972 parejas homosexuales en las cuales se realizó el estudio fueron contagiadas por el virus VIH durante los años de seguimiento. Luego de realizadas pruebas genéticas, se obtuvo como resultado que las cepas del virus no estaban en concordancia con la de sus parejas, por ende las cepas de VIH adquiridas fueron de otra pareja sexual y no la que aparecía en el estudio.